Dic 222020
 

Hasta la localidad de Usaquén se desplazó un equipo técnico de la Secretaría de Ambiente para recuperar una boa constrictor que se encontraba en el motor de un vehículo particular.

El reptil fue encontrado en el fuselaje de un automotor que estaba estacionado en el parqueadero de un concesionario en el norte de Bogotá. El vehículo venía desde el puerto de Santa Marta, por lo que se cree que su presencia es accidental, lo que muestra que el espécimen llevaba pocos días fuera de su hábitat natural.

Al momento de realizar la primera valoración, los profesionales de la Secretaría de Ambiente determinaron que se trata de una Boa constrictor adulto – juvenil, que presentó comportamiento dócil, estaba alerta y presentó buena condición  corporal. El individuo está en proceso de ecdisis, lo que quiere decir que estaba mudando de piel.

Por otro lado, la Policía Ambiental y Ecológica recuperó, en la localidad de Kennedy, una culebra arborícola de cabeza de roma. El reptil fue encontrado dentro de una carga en la central de abastos, por lo que se desconoce su procedencia. Este espécimen no tiene distribución en Bogotá sino en regiones de climas cálidos.