Dic 032018
 

El académico y líder social, convoca a los boyacenses para realizar una integración ciudadana que logre recuperar un departamento inmerso en el abandono.

 

Olmedo Vargas como precandidato a la Gobernación de Boyacá presenta una nueva propuesta no para hacer política, sino para crear una fuerza ciudadana que consiga la participación activa de quienes habitan el departamento con amor y deseos para recuperar una tierra que sufre la corrupción, engaños y traiciones de quienes hasta la fecha ostentan el poder con falsedad y sin mostrar resultados con los cuales Boyacá recupere su esplendor.

 

El Convite Social de Olmedo quiere recuperar costumbres con las cuales se construyeron historias de pueblos decididos a salir adelante a pesar de los problemas, a tener resultados para el bien común con el aporte de toda la comunidad. Un Convite Ciudadano donde no existan engaños ni gente que torpedee los objetivos que beneficien a la comunidad en su construcción de una mejor calidad de vida, un convite para construir un departamento con las mejores posibilidades para todos, sin exclusión.

 

La propuesta de Olmedo Vargas con miras a ocupar el Palacio de La Torre en Tunja, no tiene tintes políticos, no busca estar en grupos donde se ha perdido la confianza. Bien sabido es que la comunidad está cansada de tanto engaño y políticos que esperan las elecciones para acercarse a saludar, hacer promesas y valerse de cuanta artimaña puedan para lograr ocupar los cargos que solo les posibilita mejorar su vida y llenar los bolsillos mientras el pueblo tiene que continuar en su abandono.

 

La presentación a la precandidatura a la gobernación de Boyacá se realizó en un espacio cultural sin aspavientos ni derroche. Todo se tornó en una presentación desde un sentimiento ciudadano, con conocimiento académico y experiencia suficiente de vida como para no estar improvisando con los intereses de los ciudadanos.

 

Olmedo Vargas se presenta como uno de esos intelectuales que se muestran dispuestos a servir con compromiso social, sentimiento que dejó de existir desde hace como cien años y más en quienes han ocupado el cargo de Gobernador de Boyacá.

Los intelectuales se abstenían de presentarse para cargos de estas categorías para no entrar en el corrompido mundo político, donde se buscan nada más los intereses personales y de amiguismos que solo han generado caos y vergüenza.

 

Por ello, la propuesta de este ex rector de la UPTC, ex secretario de educación y académico perteneciente a la Academia Boyacense de Historia, entre otros muchos espacios donde ha ejercido con distinción y honores los compromisos con la comunidad, permite que se sienta la oportunidad para recuperar la confianza en quienes dirijan los destinos de una tierra que es más que un campo histórico de batalla, con ideas dignas de una persona dispuesta a servir a su pueblo alejándose del mundo político que tanto daño ha hecho a los boyacenses.

 

Bueno es aclarar que la política como medio de organización y dirección comunitaria no es mala; quienes dañaron la imagen y reputación de representantes honorables, han sido personas sin valía, ilusionistas que aprovechan el sentimiento y necesidad para conseguir objetivos materiales personales, sin importar el bien común.

 

El Convite Social de Olmedo Vargas presenta la posibilidad de trabajo comunitario con aportes y acciones de los boyacenses que deseen hacer de esta, una tierra mejor, descubriendo y cuidando el lugar que bien puede representar el departamento del cambio, con progreso y desarrollo.