Jul 132018
 

Dentro de los retos que debe asumir el país para la conservación de las Áreas Protegidas está el fortalecimiento de modelos de gobernanza que incorporen la gestión compartida de las áreas protegidas, orientadas a la prevención y resolución de conflictos en el manejo del territorio y de los servicios ecosistémicos; el adecuado manejo de residuos sólidos; la minería y la ganadería extensiva, entre otros aspectos, que fueron parte del balance presentado durante la última sesión del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) correspondiente al cierre de gobierno.

Durante la jornada se socializaron además los avances en materia de conservación de la diversidad biológica del país, a partir de la gestión y el trabajo desarrollado por los sistemas regionales de áreas protegidas, con el apoyo de diferentes instituciones y organizaciones de nivel nacional, regional y local.

Uno de los principales logros es el aumento en el número y áreas ingresadas al Sistema Nacional de Áreas Protegidas, pasando de 12,6 millones de hectáreas en el 2010 a 43 millones en el 2018, lo que permite avanzar en la construcción de un nuevo país dónde el eje ambiental juega un papel central, dando paso a la rehabilitación y restauración de ecosistemas degradados y a promover la recuperación de especies amenazadas, contribuyendo al crecimiento verde de Colombia.

“Desde el sector Ambiente hemos logrado que se cumplan las metas propuestas en el plan de desarrollo del presidente Santos, incluso hemos superado la meta de 2 millones y medio de hectáreas adicionales. Hoy más de la quinta parte del territorio de nuestro país son áreas protegidas. Ahora nuestro gran reto es consolidar ese sistema y lograr un manejo efectivo de estas áreas, integrando los desarrollos tecnológicos con los mecanismos de articulación entre las comunidades y las entidades gubernamentales, que permitan fortalecer las estrategias de conservación de los recursos naturales y el patrimonio cultural e inmaterial de los pueblos que habitan allí y/o están en el área de influencia” aseguró el viceministro de Políticas y Normalización Ambiental, Willer Guevara Hurtado.

El funcionario destacó la importancia de la planificación y la administración de las Áreas Protegidas a escala regional, sumado a procesos de fortalecimiento que conlleven a una apropiación social e interinstitucional como base para la generación de conocimientos que contribuyan a la adecuada conservación de estos ecosistemas estratégicos.

“Tenemos el gran reto de garantizar los recursos económicos y el personal que se requiere para tener un manejo efectivo de estas áreas, tenemos proyectos como Herencia Colombia que le aportará a la financiación de esa meta de seguir ampliando el sistema de áreas protegidas, vinculando comunidades, iniciativas locales y regionales”, señaló Julia Miranda, directora General de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

El CONAP está integrado por el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible o actuando como su delegado el Viceministro de Ambiente, en calidad de Presidente; el Director de la Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales en su calidad de coordinador; el Director de Ecosistemas y un representante designado por cada uno de los subsistemas regionales de áreas protegidas, quienes socializaron los avances de cada sistema regional con miras a integrar las perspectivas de nuevas áreas, la delimitación de páramos y la importancia de integrar otras estrategias de conservación en el fortalecimiento de las áreas protegidas y en general de la conservación de la biodiversidad del país.