Jun 092018
 

20180530_103213_1527825966817_resized

Recuperar la historia no es una tarea fácil, pero es un reto que tienen las academias y universidades, teniendo como arma de doble filo el Ministerio de Educación.

 

Hace 34 años la historia se terminó de ocultar para confundir mucho más al pueblo y quienes llegan al poder hacer de las suyas sin problema, recurriendo a la falta de memoria y la ignorancia del pueblo.

Más de diez años de lucha para que el Gobierno Nacional accediera a emitir una Ley que recupere la enseñanza de la historia en los salones de clase tiene un gran significado, sin embargo, no deja de preocupar las determinaciones del gobierno para ocultar la historia.

 

Antes del decreto 1002 de 1984 con la reforma educativa del gobierno de Belisario Betancur, la historia, geografía y educación para la democracia, fueron unificadas pero de tal forma que no cumplieran ninguna labor en la formación de los colombianos, simplemente ocuparon el lugar que alguna vez tuvieron las artes y manualidades.

Los gobiernos siempre se han ocupado de generar mediocridad y el punto principal para conseguir sus objetivos ha sido desde las instituciones educativas.

El golpe final lo completó otro de los besugos que han llegado a la presidencia. En 1994, en el gobierno de César Gaviria, quien no deja de meter sus narices infecciosas en el gobierno, eliminó la cátedra de historia del pensum académico, para fusionarla con las ciencias sociales, por lo que desde estas fechas, se perdieron los conocimientos sobre procesos históricos del país.

 

El regreso de la enseñanza de la historia lo ratifica la ley sancionada por el Presidente Juan Manuel Santos que obliga a todos los colegios del país a incluir en su plan curricular la Educación en Historia de Colombia como una disciplina integrada en los lineamientos de las ciencias sociales. La norma hace aclaración que la disposición no puede afectar la intensidad horaria en áreas de matemáticas, ciencia y lenguaje.

Con este motivo, la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC), realizó el seminario-taller La Historia Vuelve a la Escuela, haciendo una reflexión colectiva sobre la ley de enseñanza obligatoria de la historia, con la coordinación de Diana Soto Arango, Decana de la facultad de Educación y Javier Guerrero, Coordinador Proyecto Ruta del Bicentenario UPTC.

El Seminario-Taller llevó hasta el auditorio de Comfaboy a profesores que llegaron de todas las regiones de Boyacá para compartir conocimientos sobre la propuesta de la actividad académica que integra información sobre: enseñanza de la historia, La enseñanza vista desde la comisión asesora del Ministerio de Educación Nacional para la enseñanza de la Historia, El problema de la enseñanza de la historia y formación de maestros, ¿Por qué se dejó de enseñar historia?, ¿Qué historia enseñar?, ¿Cómo enseñar historia?, entre otros temas, además de inquietudes que traían los participantes y otros que surgieron con las exposiciones.

 

La lucha por recuperar la enseñanza de la historia se inició hace aproximadamente diez años con varios de los coordinadores y panelistas de las actividades académicas que se realizaron durante tres días. El seminario-taller tiene como propósito encontrar los mejores contenidos y propuestas para la enseñanza de una historia que no solo tenga presente a los próceres y fechas de batallas o conflictos armados, es preciso tener un concepto completo de la historia y todo cuanto la compone, una historia que genere sentido de pertenencia, manteniendo conocimientos para establecer una verdadera democracia. La historia no puede seguir siendo vista como algo ajeno a la sociedad ya que, se reescribe y se escribe diariamente con los hechos y acontecimientos de cada lugar e influencias externas, sean hechos o personajes nacionales e internacionales.

20180530_103222_1527825969775_resized

La ley 1874 del 27 de diciembre de 2017, dice específicamente: “restablecer la enseñanza obligatoria de la Historia de Colombia como una disciplina integrada en los lineamientos curriculares de las ciencias sociales en la educación básica y media”. El proyecto de ley presentado por la Senadora Viviane Morales, fue cambiado por la posición del Ministerio de Educación que, había solicitado archivar el proyecto. El proyecto de ley presentado decía: “La presente Ley tiene por objeto restablecer la enseñanza obligatoria de la historia como una asignatura independiente en la educación básica y media, con los siguientes objetivos:

  1. Contribuir a la formación de una identidad nacional que reconozca la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana.
  2. Desarrollar el pensamiento crítico a través de la comprensión de los procesos históricos y sociales de nuestro país, en el contexto americano y mundial.
  3. Promover la formación de una memoria histórica que contribuya a la reconciliación y la paz en nuestro país.

Sin embargo, queda la esperanza en los cambios o ajustes que se puedan lograr de acuerdo con el Parágrafo 2°. En un plazo máximo de 2 años, a partir del inicio de la Comisión Asesora de que trata el parágrafo anterior, el Ministerio de Educación Nacional y la Comisión Revisarán y ajustarán los lineamientos curriculares de ciencias sociales con la historia de Colombia como disciplina integrada para que cada establecimiento educativo organice, a partir de los lineamientos, los procesos de evaluación correspondientes a cada grado en el marco de la autonomía propuesta en el Decreto 1290 de 2009.

Los referentes de calidad del MEN serán obligatorios para la elaboración de las pruebas que deben presentar los estudiantes como parte del Sistema Nacional de Evaluación de la Educación a los que se refiere el artículo 80 de la Ley 115 de 1994.

Aquí encuentran la Ley completa http://es.presidencia.gov.co/normativa/normativa/LEY%201874%20DEL%2027%20DE%20DICIEMBRE%20DE%202017.pdf

Sin embargo, el artículo 7 del Proyecto de Ley presentado por la senadora Viviane Morales dice: Adicionense dos parágrafos al artículo 78 de la Ley 115 de 1994 Regulación del currículo, el cual quedará así:

Parágrafo 1. En un plazo máximo de 6 meses a partir de la vigencia de la presente Ley, El Ministerio de Educación Nacional, con el apoyo de la Comisión Asesora de que trata el parágrafo siguiente, revisará y ajustará los lineamientos curriculares y establecerá los indicadores de logros para cada grado de los niveles educativos de la educación formal, correspondientes a la enseñanza de la historia como asignatura independiente que, en todo caso, deberán diferenciarse de los que corresponden a otras ciencias sociales.

Parágrafo 2. Creese la Comisión Asesora del Ministerio de Educación Nacional para la enseñanza de la Historia, como órgano consultivo para la regulación del currículo y el desarrollo de los lineamientos curriculares para su enseñanza en la educación básica y media académica y técnica, la cual estará compuesta por un representante de las academias de Historia reconocidas en el país, un representante de las asociaciones que agrupen historiadores reconocidas y debidamente registradas en el país, un representante de las facultades y/o departamentos que ofrecen programas de Historia en instituciones de educación superior, escogido a través de las organizaciones de universidades, un representante de los docentes que imparten enseñanza de la cátedra de sociales con énfasis en historia en instituciones de educación básica y media, escogido a través de las organizaciones de maestros y un representante de los padres de estudiantes de instituciones de educación básica y media, escogido a través de las asociaciones de padres de familia. El Gobierno Nacional reglamentará la composición y funcionamiento de esta comisión en un plazo no mayor a tres meses después de entrar en vigencia la presente Ley.

En el Parágrafo del Artículo 8 dice la propuesta de Ley presentada por la senadora: Sin perjuicio de su autonomía, los establecimientos educativos adecuarán sus Proyectos Educativos Institucionales para el cumplimiento de lo preceptuado en esta Ley en relación con la enseñanza de la historia como asignatura independiente, y en los lineamientos curriculares, que de conformidad con este propósito, elabore el Ministerio de Educación Nacional.

 

De tal manera que el Proyecto de Ley presentado si contemplaba la enseñanza de la historia en una asignatura independiente y no como una disciplina integrada en los lineamientos curriculares de las ciencias sociales en la educación básica y media.

Tendríamos que preguntarnos por qué los cambios y por qué el impedir o limitar el conocimiento de la historia?

 

La historia es dinámica y como tal, se mantiene viva. Cada esquina de ciudad, pueblo, vereda, habitante, acciones y acontecimientos son la historia de nuestra tierra, su valía radica en que todos formamos parte de ella, todos somos responsables de qué tipo de historia queremos que se escriba, qué historia queremos que se cuente a las próximas generaciones y la historia con la que deseamos que nos identifiquen.

La historia vuelve a la escuela con la responsabilidad no de un Ministerio, es la responsabilidad de la sociedad, para que se cuente y se conozcan los errores cometidos para no repetirlos, mejorando los aciertos para crecer como una gran sociedad en una gran Nación.

 

20180531_120029_1527825963326_resized