ago 112017
 

Durante 10 días estará abierto nuevamente el espacio para la retroalimentación por parte de los colombianos de la propuesta de Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques, en un segundo espacio que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible abre para la vinculación de aportes de las personas que estén interesadas en conocer a fondo el documento que la soporta.

Esta Estrategia es la apuesta que el Gobierno de Colombia ha venido construyendo con diferentes actores involucrados en la gobernanza forestal en el país, con el fin de generar una hoja de ruta frente a las acciones concretas que desde diferentes ámbitos se deben incorporar para detener la deforestación, generar una propuesta de desarrollo sostenible basada en el uso de los bosques naturales y sus recursos asociados, mejorar el bienestar y los medios de vida de las comunidades locales y la sociedad en general, y fomentar la conservación de la biodiversidad y servicios ecosistémicos, y la mitigación frente a los efectos del cambio climático.

Este documento se pone a consideración del país en un segundo ejercicio de retroalimentación y validación por parte de los interesados en generar aportes a la propuesta que desde Minambiente se viene liderando, con el fin de cumplir con las metas nacionales e internacionales, pero además, responder a la dinámica del país en el contexto del escenario de posconflicto, en donde debemos apostar a un desarrollo que potencie lo rural como base de la competitividad frente a los desafíos que representa el cambio climático.

La Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques

La estrategia es la propuesta transectorial que el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, presenta al país para reducir la deforestación y mejorar la gestión de los bosques, buscando que Colombia pueda reconocerlos y valorarlos por su importancia, e incluirlos como una opción de desarrollo real y como un aporte al proceso de construcción de paz y a la mitigación del cambio climático.

Con el fin de responder a los compromisos nacionales e internacionales en el tema de reducción de la deforestación y degradación de los bosques naturales, desde el 2010 se empezó a construir la Estrategia Nacional REDD+ con el apoyo de la cooperación internacional.

De manera paralela, la coyuntura del país en los últimos años, ha llevado a generar una articulación de los temas ambientales con aspectos sociales y económicos que respondan a los desafíos de la transición que implica la implementación del Acuerdo de Paz, involucrando de manera transversal todos los elementos que en los territorios se conjugan para hacer especial énfasis en la relación entre hombre y naturaleza.

Responder a esa realidad motivó la integración de la Estrategia REDD+ al propósito de controlar las causas de la pérdida de estos ecosistemas y proponer un manejo sostenible de los mismos. Así se fue avanzando durante varios años de trabajo hasta lo que hoy se denomina: “Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques”.

Esta iniciativa tiene cinco ejes:

1. Manejo comunitario del territorio, modos de vida y economías diferenciadas basadas en el bosque natural.
2. Acción integrada para el cierre de la frontera agropecuaria y transformación de la economía forestal.
3. Gestión transectorial del ordenamiento ambiental y territorial.
4. Monitoreo y control permanente.
5. Creación de herramientas legales, financieras e institucionales.

La estrategia, que abarca integralmente los diferentes aspectos relacionados con la efectiva gobernanza forestal, hace una apuesta a largo plazo para conformar una apuesta hacia un desarrollo sostenible sustentado en los bosques, generando condiciones para mejorar la calidad de vida de las comunidades, garantizando los múltiples beneficios que significa el bosque en pie y aportando a la reducción de emisiones de gases efecto invernadero.

Además, se presenta como un puente hacia un crecimiento verde compatible con el clima, en el marco de los acuerdos internacionales que el país ha ratificado y en estrecha articulación con la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono (ECDBC) y la Política Nacional de Cambio Climático (PNCC), así como con otros instrumentos normativos que también incluyen el tema de bosques, como son la Política Nacional para la Gestión Integral de la Biodiversidad y sus Servicios Ecosistémicos (PNGIBSE), el CONPES del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP), el Plan Nacional de Restauración (PNR), y otros.

Este es un segundo espacio que propone el Ministerio de Ambiente, para que los colombianos puedan aportar a la construcción de la EICDGB que se complementará con espacios de diálogo con los diferentes actores involucrados en la gobernanza forestal, con el fin de consolidar una herramienta que le permita al país cumplir con sus metas, no sólo ambientales, sino productivas, haciendo de Colombia un ejemplo para el mundo en el planteamiento de un modelo de desarrollo basado en la calidad de vida de sus habitantes de una manera innovadora y sostenible.