jun 232017
 

0

Iniciarán obras de intervención y embellecimiento en el Centro Histórico gracias a la aprobación del proyecto de infraestructura del Plan Bicentenario por parte del Ministerio de Cultura.

El Ministerio de Cultura aprobó el proyecto de infraestructura del ‘Plan Bicentenario’ en sus fases I y II, proyecto de intervención del centro histórico de Tunja con el cual se busca recuperar el espacio público y revitalizar esta zona de la capital boyacense.

Mediante la resolución 1710 del 15 de junio de 2017, la Administración Municipal a través del alcalde Pablo Emilio Cepeda Novoa, se notificó de la aprobación, lo que permitirá iniciar la etapa contractual y el proceso de legalización de desembolso de dineros.  El proyecto tendrá un costo de cerca de 20.000 millones de pesos de los cuales 7.000 provienen del empréstito.

El Plan Bicentenario en la primera fase contempla la recuperación de la carrera 10 desde la calle 18 hasta la calle 21, de la calle 20 desde la carrera 14 hasta la carrera 8, de la calle 19 desde la carrera 9 hasta la carrera 11, de la plazoleta de San Ignacio, la Pila del Mono y la intervención de la Plaza de Bolívar.

La fase II contempla el complemento de la carrera 10 desde la calle 13 hasta la calle 18 y desde la calle 21 hasta la calle 25, con la intervención de la plazoleta de San Francisco y del Bosque de la República.

El Plan Bicentenario también incluye el cambio de los pisos de zonas peatonales y áreas vehiculares, el retiro de redes eléctricas que permanecen en las calles desde hace muchos años y que al día de hoy no funcionan, el cambio de las luminarias por unas más modernas y el mejoramiento y embellecimiento de las fachadas. En la Plaza de Bolívar el proyecto contempla unas adecuaciones adicionales en la base del monumento a Simón Bolívar, conocido como el cenicero; en la zona del costado occidental, un tratamiento especial a los escalones de ladrillo para un diseño de mejor aprovechamiento y funcionalidad; y la primera batería de baños públicos que será ubicada de manera subterránea.

En cuanto a la movilidad, lo que se pretende es que en todas las vías se tenga un tráfico regulado dando prioridad al peatón, por lo tanto se tendrán vías preferentemente peatonales con regulaciones a ciertos horarios, actividades y vehículos, lo que significa que se limitará el tonelaje, los horarios para cierto tipo de tráfico, sin que esto signifique afectación para las personas que deban acceder a la zona por vivienda o por trabajo, reducción en los límites de velocidad, ajustes en el servicio de transporte público, zonas de taxis autorizadas y estratégicamente distribuidas, además de la implementación de zonas para bicicletas. Las calles 18 y 21 y las carreras 12 y 8 tendrán prioridad para el servicio público.

“Este proceso fue un bien soportado, todos los requerimientos que el Ministerio de Cultura hizo se han suplido, en donde las exigencias demuestran la importancia y la necesidad de la intervención. Seguramente el resultado generará el dinamismo que todos queremos para el centro histórico. Llevamos 40 años en los que la Plaza de Bolívar ha tenido reparaciones menores y hoy vemos el deterioro de este espacio, además de 28 años de intervención parcial en las calles. Nunca hemos tenido una intervención completa de esos espacios”, manifestó Juan Carlos Quevedo, Asesor de Planeación de Tunja.

El Plan Bicentenario busca la repotencialización y protección del centro de histórico, lo que beneficiará a la ciudad en cuanto a su embellecimiento, funcionalidad, acceso e interés, lo que beneficiará a diferentes sectores como el turístico.

Con la respuesta del Ministerio de Cultura también se inicia el proceso para fijar fechas específicas para la ejecución del proyecto, además de iniciar la dinámica de socialización con diferentes sectores de la ciudad.